PANAMA

Moderna, dueña de una de las obras de ingeniería más maravillosas, cerca de playas que parecen editadas y con un carácter único, la capital del país centroamericano es un destino que se vale por sí mismo. En este post, una lista de qué ver y qué hacer en Panamá para aprovechar el tiempo en la ciudad.

Visitar el Canal de Panamá 

No importa si te gustan o no las grandes obras de ingeniería, al canal tenes que ir. Además de que es una obra monumental, las esclusas de Miraflores (que son las más conocidas) están súper preparadas para recibir al público y el cruce del canal se termina convirtiendo en un show entre el museo, el señor que anima y te explica lo que va pasando, y los barcos tamaño Titanic que pasan raspando las paredes del canal.

Para los que se preguntan cómo funciona el Canal y para qué las esclusas, les cuento: aunque los primeros intentos se basaron en excavar directamente un paso que uniera los dos océanos, se comprobó que ese sería un plan imposible debido a la composición del suelo (en el medio, se gastó mucho dinero y murieron muchas personas tratando de llevar a cabo semejante proyecto). Por eso lo que se hizo fue construir un lago artificial, el Lago Gatún, que alimenta las esclusas. Estas a su vez funcionan como un ascensor acuático: el barco entra, las esclusas de llenan de agua, alcanzan el nivel del siguiente tramo, el barco avanza, entra a la siguiente esclusa, esta se vacía, el barco baja, y así puede seguir navegando hasta que llega hasta el otro océano.

El precio para acceder a las esclusas de Miraflores (hay otras, pero esta es la más linda) es de U$D 15, y el centro de visitantes está abierto de 8 a 17 hs.

Visitar Panamá Viejo

Este sitio arqueológico guarda las ruinas de lo que fue la Ciudad de Panamá desde su fundación, en 1519, hasta su traslado en 1671, producto de los incesantes saqueos y quemas por parte de los piratas. Está un poco retirado de la ciudad, pero me encantó el choque que produce ver las ruinas y lo que fuera el edificio más viejo de la ciudad con el horizonte de edificios de lo que es la ciudad moderna hoy en día.

Recorrer el Casco Antiguo

Hasta aquí se trasladó la ciudad, y es en esa península donde se reconstruyó Panamá hasta ser lo que es hoy en día. Pero si la ciudad evoluciona y crece al ritmo de los tiempos que corren, el Casco Antiguo conserva sus fachadas de casonas antiguas, sus calles angostas no pensadas para circular en automóviles y su carácter de barrio auténtico. Poco a poco, el Casco Antiguo se va fusionando con los trabajos de restauración y la puesta en valor de su patrimonio, que está protegido por la Unesco y que, sin lugar a dudas, vale la pena visitar.

Caminar por el Distrito Financiero

De lejos se aprecia mucho más que desde cerca, pero así y todo es necesario alejarse del Casco Antiguo y meterse entre sus calles de rascacielos espejados para distinguir el cambio de atmósfera y entender un poco el cambio por el que está pasando Panamá. Si les gusta hacer compras, este es el lugar en donde van a encontrar los shoppings. 

Pasar un día en San Blas

Esto para mí fue una sorpresa: yo no sabía que San Blas estaba tan cerca de la ciudad capital, mucho menos que se podía ir y volver en el día. Cuando lo supe, ni lo pensé. Yo contrate un Tour, que me paso a buscar muy temprano, llegamos al Puerto de Carti para subirnos a unas lanchas rápidas hacia las islas, al grupo mío nos toco la Isla Perro Chico. Aunque lo recomendable es pasar un par de días para poder disfrutar de este paraíso, es un alivio saber que aunque uno viaje con los días contados, puede irse de Panamá habiendo disfrutado de estas playas. Los tours de día completo por lo general salen bien temprano de madrugada para poder llegar al puerto a tiempo y aprovechar todo el día en el mar. Generalmente se visitan tres islas, se incluye el almuerzo y tiempo suficiente para hacer snorkel, nadar sin prisa y tomar sol caribeño. 

Escribir comentario

Comentarios: 0