RUTA DE LA MUERTE - BOLIVIA

RUTA DE LA MUERTE.

Emprendimos la travesía desde La Paz con los amigos Uruguayos, MAMA, PABLO, NANDO, TIO WALTER Y LA GORDA BULDAIN. Tardamos horas en llegar ya que no fue fácil la salida desde La Paz. El transito deja mucho que desear ya que nadie respeta nada, una vez que logramos salir, nos dirigimos hacia la montaña por la ruta nueva paralela al camino de la muerte. Una vez que llegamos a la parte mas alta que se llega a los 4650 msnm y un frio tremendo que te congela las manos, ese día había una leve llovizna y neblina.

Llegamos al empalme con la Ruta de La Muerte, y comenzamos el descenso, al principio el camino se ve bastante bueno, que se puede circular sin problemas pero siempre con cuidado, para una moto el camino no parece tan angosto, pero si lo haces en una camioneta ya hay que tener mucho mas cuidado, ya con el descenso la neblina junto con la llovizna se entra a notar cada vez mas haciendo muy poca la visibilidad eso súmale la humedad, la temperatura empezaba a subir ya que estamos en una zona de selva. seguimos descendiendo y ya en partes se complicaba con el tamaño de las piedras, las zonas húmedas y resbaladizas, después de varios tramos frenamos y nos hicimos unos mates para disfrutar del lugar, esa tranquilidad única que te brinda la selva, luego de una hora seguimos con el descenso, y cuando menos lo esperábamos, el camino se encontraba cerrado por personas que nos querían cobrar el uso de la ruta, ya que es una ruta habilitada para circular normalmente, si no pagábamos no nos dejaban seguir, no disponíamos de mucha plata boliviana y juntamos lo que teníamos y nos dejaron pasar, hay que estar muy atentos a esas cosas, ya que allá en muchos pueblos lo cierran y hay que pagar una especie de peaje. también tener en cuenta el combustible porque hay muchos lugares en donde por ser de otro pais no te cargan. La verdad que es un lugar único, que siempre quise hacerlo en moto, lo pude lograr sin problemas, la moto se porto de 10 y no se rompió nada, ya que días antes había roto entre Perú y Bolivia donde safe de romper mucho.

 

HISTORIA DEL CAMINO DE LA MUERTE

La mítica Ruta de la Muerte o Camino de la Muerte, como también se la llama, antiguamente unía los valles subtropicales de las yungas con la capital administrativa y de gobierno: La Paz. Fue construida utilizando paraguayos que fueron tomados prisioneros durante la guerra del Chaco alrededor de 1930. Muchos murieron durante su construcción y por ello se la bautizó con semejante nombre. Luego continuó haciéndole honor a su apodo ya que la combinación del ripio suelto, sus estrechos caminos con los profundos acantilados lograron que las estadísticas marcaran un promedio de 209 accidentes y 96 personas muertas por año.

El banco Interamericano de Desarrollo le dio el título del camino más peligroso del mundo en 1995, habiendo superado en el 2006 los 85 mil muertos. Desde 2006 se construyó una carretera asfaltada alternativa utilizándose la Ruta de la Muerte para ciclismo de aventura, turismo y locales que viven en la zona.

CÓMO CIRCULAR Y QUÉ VERÁS

La altura máxima que alcanza es de 4’700 metros sobre el nivel del mar, entre curvas bañadas por pequeñas cataratas, espesa niebla que cubre alguno de sus tramos y lluvias que vuelven el camino casi intransitable. A esta altura hace realmente mucho frío mientras que al bajar a Yolosa el clima cambia, volviéndose húmedo y cálido.

El camino se encuentra consolidado y consta de 64 kilómetros de los cuales solamente 35 son de ripio. El carril por tramos tiene un ancho de tres metros, suficiente para un solo camión. En algunas curvas el camino se ensancha permitiendo que aquellos que circulen de subida puedan sobrepasar a los que bajan.

Las bicicletas descienden del lado del precipicio. Desde mi punto de vista, en moto es más seguro subir ya que se circula de la mano izquierda, del lado de la montaña. Si se sube, se comienza desde Yolosa, un pequeño pueblo a un lado del río. Aquí uno se encuentra a casi 1’100 metros de altura, con un calor tropical en medio de las yungas bolivianas.

La cascada de San Juan te baña con agua helada al pasar mientras que el mirador de la Curva de la Muerte, con sus 360°, permite observar el valle y apreciar los sonidos de la selva. De repente la niebla te deja a penas ver lo que tienes delante por un par de kilómetros, obligándote a bajar la velocidad. El camino sinuoso plagado de balcones naturales y los diminutos ríos formados por cascadas te llevan a querer parar a tomar fotos mientras que la adrenalina te pide continuar.

Finalmente aparece la carretera. Antes de cruzar de nuevo el túnel, donde se bifurca la vieja de la nueva carretera, conviene ir a conocer Coroico: pequeña ciudad que pende desde las alturas.

NORMAS IMPORTANTES A RESPETAR

La Ruta de la Muerte tiene solo dos normas que tienen como fin evitar la mayor cantidad de accidentes posibles: conducir por la izquierda y respetar la prioridad del que sube. La ley indica que el conductor que sube tiene prioridad sobre el que baja. El que baja puede ver en todo momento el borde y hasta donde puede arriesgarse, por ello la prioridad para el que sube. Hay que tener extremo cuidado ya que el precipicio llega a tener 800 metros de caída y las piedras pueden estar flojas. En caso de querer pasar a otro vehículo que esté conduciendo del lado contrario, se debe frenar y coordinar con el otro conductor. Es importante conducir despacio y frenar apenas se ve el vehículo que viene de frente.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0